Comunidad Nehuen Mollfuñ

 

 

Comunidad Nehuen Mollfuñ

 

La comunidad mapuche-tehuelche "Nehuen Mollfuñ" ("la fuerza de la sangre") reside en la localidad de Pico Truncado, al norte de la provincia de Santa Cruz.

Se conformó a fines del año 2011 con 17 familias de la ciudad que basándonos en el derecho de autodeterminación de los pueblos, nos reconocimos como pueblo originario por ser descendientes del Pueblo Mapuche y Tehuelche. Desde entonces venimos realizando distintas actividades, como muestras fotográficas, charlas en escuelas, damos talleres en mapudungun a los integrantes de la comunidad y cursos de telar mapuche, cada día vamos generando nuevas ideas para transformarlas en proyectos y continuar revitalizando nuestra cultura.

Nos consideramos pueblo originario de la región por tener ascendencia mapuche-tehuelche, y por compartir una visión de conocimientos milenarios que fueron resguardados por ancianos y ancianas, también hemos ido rescatando la memoria histórica, el conocimiento y sabiduría de nuestros antepasados, así como nuestro idioma, y fuimos encontrándonos con familias mapuche y tehuelches.

Las costumbres de nuestros antepasados las preservamos, realizamos nuestros kamarukos, bailando nuestros loncomeos y recuperamos el uso del witral, telar mapuche, y la lengua mapudungun que hablan los ancianos y enseñan al resto de la comunidad. La lengua tehuelche no se habla pero que está en proceso de revitalización. También festejamos el año nuevo mapuche en la comunidad, buscando volver a tener nuestra cosmovisión como pueblo originario.

Las familias parte de la comunidad, son originarias de distintos lugares de nuestra Patagonia que han debido migrar en busca de fuentes de trabajo, otras hace mucho formaban parte de este territorio.

Desde tiempos ancestrales, nuestros antepasados mapuches y tehuelches compartían nuestra madre tierra, viviendo de las bondades de la naturaleza como la caza y la pesca, recolectando frutos de la mapu, soportando fuertes vientos e inviernos muy fríos, y con escasez de agua que no nos permitió realizar otras actividades. Se cazaban guanacos, choiques que nos daban alimento y sus pieles como abrigo, como por ejemplo, para confeccionar quillangos pintados. También dejamos nuestro arte pictórico en diversos lugares de lo que hoy son las provincias de Chubut y Santa Cruz. Para cazar, se realizaban arcos y flechas utilizando materiales del entorno natural, perfeccionamos las bolas arrojadizas, fabricamos raederas y raspadores, hicimos formidables punzones y sobadores, entre otros artefactos. Todo esto se complementaba con eficaces técnicas de caza, ayudados por el hecho de conocer el terreno y estar relacionados íntimamente con la naturaleza. Se recorrían vastas distancias para buscar mejores zonas de caza, donde al llegar a una zona favorable nos disponíamos a armar nuestros toldos siempre cerca de una fuente de agua. Sujetábamos nuestros caballos con vinchas y usamos nuestros quillangos con el pelo hacia adentro pintando el lado de afuera con coloridos diseños geométricos, también nuestras mujeres empezaron a aprender el arte del witral (telar) por la unión de otras familias mapuches. A nuestros muertos los envolvíamos con cueros y los enterrábamos en chenques, orientados siempre al este a donde partiera nuestro creador Elal o Gnechen.

Cuando llego el huinca (hombre blanco) a pisar nuestra madre tierra se nos terminó la libertad. Los intereses económicos y geopolíticos decidieron incorporar nuestro territorio al mercado agro-ganadero. El Ejército inició la invasión y destrucción de nuestro modo de vivir y de relacionarnos con los componentes de la naturaleza, con nuestra cultura milenaria.

Al iniciarse las Campañas al Desierto en Argentina y la Pacificación de la Araucanía en Chile, fuimos a obligados a vivir en reducciones o en lugares poco favorables, en este período tehuelches y mapuches nos fusionamos absorbiendo mutuamente nuestros aspectos culturales.

La ocupación de nuestro territorio el siglo pasado significo la incorporación de los pueblos originarios al Estado Argentino, fue en forma compulsiva por la fuerza de las armas, por el sometimiento militar, así fuimos perdiendo nuestra autonomía.

 

 



Ministerio Educación Nación   Portal Educar   Canal Encuentro   Biblioteca Nacional del Maestro   Instituto Nacional Educación Tecnológica   Instituto Nacional de Formación Docente   Pakapaka

Copyright 2012-2016 - Sitio creado por la Dirección General de Informática del Consejo Provincial de Educación